En la eternidad

Crónicas de una vida en Midgard

  • Calendario

    octubre 2005
    L M X J V S D
    « Sep   Nov »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  

Carta abierta a U2

Posted by Jesu en octubre 29, 2005

Es siempre difícil comenzar a escribir una carta, sobre todo si está dirigida a alguien (en este caso varios) que no conoces personalmente, pero ahora mismo, aquí sentado y con la música sonando, he sentido el deseo de escribiros algo a vosotros, mi banda favorita.

El inicio de mi relación con vosotros fue antes de que tuviera uso de razón, mi tío Rafi siempre fue un gran seguidor vuestro, cuando yo nací, él tan sólo tenía 16 años, y cuando se ocupaba de cuidarme, era U2 lo que sonaba mientras yo estaba con él, cuando no conseguía dormirme, era MLK la canción que sonaba para que yo cerrara los ojos, y cuando fui creciendo, siempre me maravillé con “lo bonita” que sonaba Where The Streets Have No Name.

Con el tiempo fui creciendo, y la música siempre estuvo ahí presente, tan sólo faltaba que yo tomara las riendas y empezara a comprar música por mí mismo, y ahi volvéis a entrar vosotros. El primer disco que compré con mi dinero ahorrado tras un mes fue el POP, el disco de la controversia es lo que dicen muchos, para mi siempre tendrá un valor especial por ser el disco que me introdujo a fondo en el mundo de la música y en concreto en vuestra música, entrasteis a formar parte de mi vida y mi adolescencia.

Muchas cosas me han pasado desde el año 97, lo he pasado bien, he disfrutado, me he llevado desengaños, me he enamorado para desenamorarme posteriormente… ¿Y sabéis qué? Siempre habéis estado ahí, el nexo en comú con todas mis emociones habéis sido siempre vosotros. Cuando me enamoré, With Or Without You estaba ahí, cuando me rompieron el corazón, éste sonaba al ritmo de Love Is Blindness, si la esperanza volvía a mí, mi voz cantaba Beautiful Day.

Por todos esos momentos juntos, por las noches tumbado en la cama escuchando cómo tocábais Who’s Gonna Ride Your Wild Horses mientras yo suspiraba por el amor perdido, por los largos paseos mañaneros en la playa silbando Ultraviolet, por intensificar el amor que llegué a sentir gracias a All I Want Is You… Por todo esto y más, vosotros cuatro, Bono, Edge, Adam y Larry sois un poco como mi familia. Porque cuando no tenía ganas de hablar o disfrutaba de mi soledad, mi único acompañante fuisteis vosotros. Porque cuando os ví por fin en vivo y en directo aquella tarde mi corazón se alegró como pocas veces, no podía creerme que estuvierais ahí, delante mía, tocando vuestras canciones, que ya son parte integral de mi vida y me moriré con ellas bien grabadas en mi memoria. Porque hoy día no me imagino la música sin vosotros.

Bono, siempre has sido un ídolo para mí, nunca me han importado las críticas que has recibido por querer hacer de este mundo un lugar mejor, siempre me ha gustado ver que una estrella del rock puede ser consciente de que el mundo en el que vive no es perfecto, rechazando la comodidad cínica e intentando cambiar el mundo, creo firmemente que eres un modelo a seguir.

También me gustaría comentarte una cosilla, verás, soy escritor aficionado, y he de decirte que tus letras me resultan maravillosas, poca gente sabe expresar lo que tú en tan pocas palabras. Siempre me ha s parecido más un poeta que un escritor de canciones de rock. Tus letras me han llegado muy hondo, y tu voz tan espectacular, tan abierta, tan sincera, siempre has tenido un punto de inocencia en tu voz que hace tus canciones más interesantes, te ha hecho más cercano para mí. Siempre serás mi voz favorita. Nunca he escuchado alguien que cante sobre la muerte de una persona cercana como lo has hecho tú con Sometimes You Can’t Make It On Your Own delante de miles de personas, que cante tan desgarradoramente sobre el dolor como tú en One, suplicando al cielo en Wake Up Dead Man, gritando por la paz en Sunday Blooday Sunday o llorando por un ángel caído en Stay.

Edge, ¿cómo podría explicar la opinión que tengo sobre ti? Si Bono es el cuerpo de las canciones, el que las hace más terrenales, tú eres el que las eleva, con tus sonidos hace que cada nota de tu guitarra se clave en el corazón, donde ya nunca se olvida ningún riff. Cómo podría agradecerte momentos melancólicos como los de One, momentos de felicidad agridulce al escuchar el riff de Ultraviolet, felicidad desbocada con los truenos de Vertigo, puñales atravesando el alma en The Fly… Los hay más virtuosos que tú, pero juro que soy incapaz de encontrar un guitarrista que tenga tu alma y tu amor por la introspección y por encontrar el sonido adecuado para tocarte bien adentro. Fue impresionante ser testigo en directo de la magia de tu guitarra, jamás escuché algo similar, y espero poder volver a ser testigo de ello.

Larry, siempre te acusan de ser el serio del grupo, pero creo que eres tú el que mantiene a la banda con los pies en el suelo. No se te ve la típica estrella del rock famosa, no te gusta salir mucho en los medios, dejas que sean los demás del grupo los que hablen, manteniéndote siempre en un segundo plano, pero las veces que te he escuchado, revelas una inteligencia y un saber estar que son de las mejores del grupo.

Amas tocar la batería, y sobre todo, amas tocar con U2, nunca has deseado el protagonismo típico de los grandes bateristas en las canciones, nunca has querido adornarte demasiado. Tu misión siempre ha sido conducir las canciones a buen puerto, sin tu consistencia y tu pegada la música de U2 no sería la misma, demuestras rabia en God Part II o en Wire y una elegancia impresionante en piezas como So Cruel o Bad. Eres un luchador, que aún teniendo tendinitis, estás ahí todas las noches, pegando fuerte como sólo tu sabes. Jamás olvidaré tu saludo al final de Yahweh

Adam, siempre me has parecido el mas pícaro del grupo, representas la pura ironía de la estrella del rock, y tras unos años en que me pareciste un poco triste, en esta gira has vuelto como nos gusta verte a todos: sonriendo y hablando con el público. Fuiste el primer miembro del grupo en acercarte a la primera fila en el concierto a guiñarnos un ojo y a sonreirnos. La gente tiende a menospreciarte como bajista, pero cuántos bajistas pueden decir que han tocado New Year’s Day, Acrobat, Last Night On Earth, Gloria… Has entrado directamente al olimpo de los bajistas, y nadie te podrá bajar de ahí jamás. Por cierto, siempre fuiste el preferido de mi madre.

Creo que ya poco me queda por decir, sólo me gustaría volver a daros las gracias por permanecer ahí tantos años haciendo lo que claramente amáis: la música. Os deseo muchísima suerte en la vida y espero ansioso vuestro nuevo trabajo. Mientras, cuando acabe esta carta, pondré a todo volumen el equipo y comenzará a sonar I Will Follow, porque espero que sigáis, y yo con vosotros seguiré creciendo.

Gracias, os quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: